ENVÍO GRATIS A PARTIR DE 25 € - CÓDIGO 10% DESCUENTO: MAYOB&B

¿QUÉ ES LA INTELIGENCIA ECOLÓGICA?

A menudo nos sentimos violentos al observar situaciones catastróficas como el deshielo de los polos a causa del calentamiento global. Sentimos empatía por ese oso que intenta por todos sus medios sostenerse sobre una fina capa de hielo. Es una llamada, sentimos que tenemos que impedir que esta situación vaya a más, y, de repente, se activa en nuestra mente una serie de propósitos mentales: voy a reciclar, cogeré menos el coche, cuidaré la basura que genero… etc. Incluso, nos sentimos motivados, ¿verdad? Ya nos castigamos menos al pensar en ese oso flaco que agonizaba luchando por su vida. Pero, ¿hasta dónde llegan estas iniciativas? En el caso de la mayoría, no sobrepasan el umbral de la puerta de nuestras casas.

Todo se esfuma al entrar en un centro comercial, en el que acabamos idiotizados por la fiebre del consumidor y de inmediato somos abducidos por anuncios como el “2x1” “bajo en calorías y en grasas” “ahora con un 20% de descuento”. Pero, ¿cuántos de nosotros nos preguntamos el origen de los productos que consumimos? Por ejemplo, ¿De dónde procede nuestra comida? Lo más probable es que proceda del laboratorio, no del huerto, y aunque nos cueste reconocerlo, tal y como dijo Goleman “no somos hijos de la tecnología, sino de la naturaleza”. De modo que, el hacernos estas preguntas no es más que reestablecer la conexión con lo que verdaderamente somos.

ASÍ PUES, ¿BASTA ENTONCES CON RECICLAR?

Daniel Goleman, el famoso psicólogo estadounidense autor de “Inteligencia emocional”, el libro de ensayo más vendido en el mundo y en el cual describe cómo nuestras emociones constituyen un factor decisivo en la toma de nuestras decisiones, sacó un nuevo ejemplar bajo el nombre de “Inteligencia ecológica”. Este término es definido por Goleman como “la capacidad de vivir tratando de dañar lo menos posible a la naturaleza. Consiste en comprender qué consecuencias tienen sobre el medio ambiente las decisiones que tomamos en nuestro día a día e intentar, en la medida de los posible, elegir las más beneficiosas para la salud del planeta. La paradoja es que cuanto más coherentes somos con su bienestar, más invertimos en el nuestro”.

Después de esto, la respuesta a nuestra anterior pregunta parece clara: no, no basta con reciclar. También es necesario cambiar nuestro modo de pensar. Nuestros pensamientos y emociones son los que guían nuestros actos. De nada sirve llevar a cabo un par de iniciativas, si en el fondo de nuestro ser no nos sentimos identificados con nuestra madre naturaleza. De lo contrario, caeríamos en lo que podríamos denominar “la moda ecológica”. Reciclamos por qué está de moda, nada más.

Entonces, ¿Qué puedo hacer para desarrollar mi inteligencia ecológica?

Llegados hasta aquí, ya sabemos que no es suficiente con separar los residuos que generamos o cambiar nuestras bombillas por otras de bajo consumo. El cambio debe empezar a nivel individual. Es necesario pasar de pensar de una forma consumista a una más ecológica. Aquí van unos cuantos consejos que puedes asumir para empezar:

- Reflexiona y cuestiónalo todo: ¿Qué mundo deseas para las próximas generaciones?¿De dónde viene todo lo que consumimos?. 

- Fórmate. Busca información en internet, lee libros, ve documentales… ¡Ejercita tu cerebro!.

- Realiza actividades que estén en contacto directo con la naturaleza: dar paseos por el bosque, la montaña o la playa. Realiza sesiones de relajación en plena naturaleza.

- Sembrar plantas, incluso con lo más pequeños de la casa, de este modo, los incluyes a ellos también en este cambio.

- Utiliza productos reutilizables, como botellas y pajitas de acero inoxidable o vidrio. O bien, haz una limpieza del hogar y elabora bolsas de tela con camisetas que ya no uses. ¡Hay tantas opciones! 

Para terminar, decir que no se trata de dejar de consumir, sino de fomentar un consumo consciente, que vele por el respeto del medio ambiente. Hazlo, no solo por el planeta, no solo por ti, no solo por los tuyos, sino también para los que vendrán.

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados